Nuestro régimen jurídico establece que hay sociedad comercial cuando una o más personas en forma organizada se obligan a realizar aportes para aplicarlos a la producción de bienes o servicios participando de los beneficios y soportando las pérdidas.

La sociedad nace mediante un contrato constitutivo que firma el o los socios el cual debe ser inscripto en el Registro Público para que sea considerada regular. La sociedad no constituida regularmente no goza de los beneficios y protecciones que otorga, en cuanto los socios responden personalmente frente a terceros por las obligaciones sociales contraídas.

Nuestro régimen jurídico prevé distintos tipos de sociedades comerciales, algunos de los cuales actualmente se encuentran en desuso. Los tipos más comúnmente usados son la Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL) y la Sociedad Anónima (SA).

Existe un nuevo tipo social que es la Sociedad por Acciones Simplificada (SAS) es un tipo moderno y que sustituirá a las anteriores para las pequeñas empresas.

Uno de los motivos por el que se eligen estos tipos sociales es porque al constituir una sociedad de manera regular se limita la responsabilidad de los actos sociales al capital aportado, protegiendo de este modo el patrimonio personal del socio.

La sociedad constituida y desde su etapa de formación, es un sujeto de derecho, es decir puede adquirir derechos (Ej. comprar bienes, acciones, etc.) y contraer obligaciones (Ej. Contratar con terceros).

Nuestro Estudio Jurídico mediante sus abogados asesora en la constitución de sociedades comerciales, asambleas, conflictos societarios y toda otra cuestión relacionada con la vida societaria de una empresa.